Con Ramón: manifiesto por #LibertadTitiriteros y en apoyo a Moncho, nuestro vecino

mon2

El pasado 5 de febrero se empezó a representar una obra de guiñol llamada La Bruja y don Cristóbal en la Plaza de las Palomas (nombre popular en Tetuán de la Plaza del Canal de Isabel II). La obra se programó en el contexto del Carnaval de Madrid y pertence al repertorio de Títeres desde abajo, compañía que da un tratamiento político al guiñol. El contenido de la obra no le pareció adecuado a alguien del público y llamó a la policía, que paró la representación y detuvo a los dos titiriteros que estaban representándola.

Todo esto ha desembocado en un increíble golpe contra la libertad de expresión, la cultura y la expresión política cuyos grandes perjudicados son los dos artistas que en este momento se encuentran en prisión incondicional sin fianza. Condenamos enérgicamente su reclusión y exigimos su puesta en libertad sin cargos. Nos adherimos, también, a los comunicados de apoyo que se están publicando en este sentido, como el de CNT-AIT Granada, organización a la que pertenece uno de los detenidos http://granada.cnt.es/content/comunicado-de-la-cnt-ait-de-granada-respecto-la-detenci%C3%B3n-de-los-integrantes-de-%E2%80%9Ct%C3%ADteres

Además de dos detenidos, el suceso ha dejado dos despidos, inminente el de Ramón Ferrer, vecino de Tetuán, que estaba contratado por el Ayuntamiento de Madrid para organizar el Carnaval, y el de otra persona, cuya identidad desconocemos, en similares circunstancias.

Este colectivo quiere solidarizarse con Ramón desde nuestra experiencia personal con él. Ramón -Moncho- es una persona muy conocida en el barrio, con una dedicación incuestionable en diversos colectivos de Tetuán, actuando siempre como un elemento cohesionador en los mismos. Es bien conocida su capacidad de trabajo, su vena lírica y su capacidad de negociación. Es mucha la gente que conoce y quiere a Mon en Tetuán, especialmente en la Ventilla.

Su despido fulminante por parte del Ayuntamiento de Ahora Madrid, como responsable de la contratación de la obra La Bruja y don Cristóbal, ha puesto su figura a los pies de los caballos, como blanco de todas las críticas en el debate público, y su rostro en numerosos artículos de prensa sin que, sin embargo, en ningún momento se haya podido escuchar la voz de Ramón Ferrer. El comunicado del Ayuntamiento, que se publicó la tarde del sábado, decía: “El Ayuntamiento está llevando a cabo medidas legales: la Concejalía de Cultura y Deportes se suma a la denuncia contra la compañía teatral y está estudiando la depuración de responsabilidades sobre la programación de este evento” ( http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/El-Ayuntamiento/Medios/Notas-de-prensa/El-Ayuntamiento-de-Madrid-tomara-medidas-legales-contra-los-artistas-que-han-realizado-actos-ofensivos-en-el-Carnaval?vgnextfmt=default&vgnextoid=ad0552100d1b2510VgnVCM2000000c205a0aRCRD&vgnextchannel=6091317d3d2a7010VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD )

Nosotras sabemos que Ramón Ferrer no actuó de forma individual, y obviamente no debería haber sido  el “cabeza de turco”Llevábamos semanas recibiendo mensajes (whatsapps, mails) de Ramón, invitándonos a participar en las asambleas de preparación del carnaval en nuestro barrio y  haciendo de su organización algo totalmente transparente y colaborativo. Es por esto que no nos creemos que la concejalía de cultura no estuviera informada, como parece querer dar a entender en las comunicaciones públicas que han realizado en los momentos posteriores a los acontecimientos. Tampoco entendemos que hagan una denuncia “para esclarecer los hechos”, como explica Mayer en su comunicado ( https://twitter.com/CeliaMayerD/status/696491940318158850?s=09) desde siempre eso se ha hecho en los despachos, no en los juzgados.

Ahora Madrid debería abrir una profunda reflexión acerca de si esta es la manera adecuada de tratar a las personas que participan del proyecto, aunque sus actuaciones para algunos hayan podido ser erróneas. También deberían plantearse si es esta la forma en la que piensa gestionar todas las crisis, y si no están traicionando la confianza depositada en ellos por muchos madrileños con su voto, no pocos sin grandes dudas sobre las posibilidades de transformación social que brinda la participación en las instituciones burguesas. Cada vez que la caverna enseña los dientes, Ahora Madrid busca un cabeza de turco que sacrificar. No hay peor censura que la censura autoimpuesta, ni peor traición a sus votantes que los complejos que demuestran.

Nadie ha parecido reparar tampoco en que si el desfile de carnaval resultó ser una fiesta diversa, en la que participaron numerosos colectivos migrantes, también se debió, en buena medida, al trabajo entusiasta de Ramón.

Desde aquí queremos mostrar nuestro apoyo público Ramón y deplorar que las cazas de brujas que la obra en el foco trataba de denunciar se estén reproduciendo en febrero del 2016, en forma de detenidos o de cabezas de turco.

El colectivo editor de Tetuán Combativo.

 

4 pensamientos en “Con Ramón: manifiesto por #LibertadTitiriteros y en apoyo a Moncho, nuestro vecino

  1. Pingback: #Libertad Titiriteros – jubenalia

  2. luxis

    Se hecha en falta una declaración de Moncho sobre el cómo y porqué se decidió programar algo sin un visionado previo o conciso conocimiento de la obra de los artistas. ¿Como llegó Ramón a conocer la obra de un colectivo de Granada? ¿Quien recomendó / aconsejó su contratación?
    También se hecha en falta una declaración de dicho programador de repulsa a la criminalización del arte, a la encarcelación de dos artistas invitados por él (que es el que iba a cobrar y por lo tanto el responsable) y a la desprotecciónen la que el área de Cultura del Ayuntamiento deja a sus colaboradores.

    ¿Por qué el silencio? ¿Quizás por consejo legal para que no le salpique la imputación? ¿Es legítimo dejar a los pies de los caballos a dos artistas para salvar el propio pellejo?

  3. Manuel Barcelona

    A mi todo esto por ahora me da lo mismo lo que me interesa como titiritero que soy es saber si se firmó un contrato en dos partes para eludir el sistema de contratos del Estado y favorecer a unos titiriteros y así poder hacer dos contratos de los llamados contratos menores que permiten hacer contratos directos sin concurso. Fue así?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *