Crónica: Tetuán zona libre de nazis

Recibimos esta crónica de un colaborador, pegadita, pegadita a los hechos de hoy mismo:

Un viernes más, una vez más, nazis organizados en torno al Hogar Social Madrid, escondidos bajo el ambiguo concepto de ”identitarios” llegan a la plaza más céntrica del distrito de Tetuán a pedir alimentos SOLO a españoles blancos. Son pocos, están nerviosos, hacen rondas mirando a su espalda, saben que nadie les quiere y que cada vez son más rechazados. Hoy encima acabarán cacheados por la policía en la pared de su estimado corte inglés.

En esta ocasión, los muy zorrocotrocos se han visto sitiados por una manifestación del foro por la memoria que había convocado por la calle de al lado una acción contra calles que aún tienen nombres fascistas. Por supuesto, la estrategia policial ha sido el elemento que nos disuade de pegar unos cuantos gritos, de armar un pollo, cuando lo hemos hecho, le ha faltado tiempo a la tele y a la caverna para venir a retenernos.

Que Tetuán es un barrio actualmente víctima de una estrategia de provocación es algo que ya todo el mundo sabe. Lo nuevo es que esta situación esté reconociéndose por más capas de la población, quizás un poco alejadas de la acción de los movimientos sociales, pero también implicadas en cuestiones relevantes como la memoria histórica o la convivencia. Incluso algún viejo socialista de palo empieza a aceptar que eso es inaceptable.

A todo esto, finalizo la crónica, no sin antes lanzar un dardo envenenado, no contra los nazis, que también, sino contra aquellos que siguen poniendo palos en las ruedas de una acción coordinada de grupos y colectivos contra la xenofobia y la homofobia. Que haya gente aún obstinada en abrir esa coordinación a la medida de partidos políticos ambiguos e interesados, es no aceptar la realidad de la urgencia de una coordinadora plural y diversa. A esa gente, podremos ponerles la cara roja, por seguir con el erre que erre, de armar una estructura ad hoc para partidos, sobre todo porque éstos no han mostrado demasiado interés en prevenir este fenómeno en nuestros barrios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *