Tetuán: obrero y de inmigrantes

Obreros removiendo alquitrán caliente para pavimentar una vía madrileña en la que se colocaban los railes del tranvía. Esta  conocida  foto es de 1898.  http://urbancidades.wordpress.com/2009/08/10/asfaltadores-2/

Obreros removiendo alquitrán caliente para pavimentar una vía madrileña en la que se colocaban los railes del tranvía. Esta conocida foto es de 1898. http://urbancidades.wordpress.com/2009/08/10/asfaltadores-2/

Como hemos explicado en otro sitio (*texto por escribir), los barrios de Cuatro Caminos y Tetuán nacen como suburbios de los propios suburbios (Chamberí en este caso), y posterior arrabal del plan de Ensanche del viejo y constreñido Madrid. Queremos aquí echar un vistazo al barrio formado por inmigrantes y trabajadores que es Tetuán desde su propio nacimiento hasta hoy.

Se producen así, durante la segunda mitad del siglo XIX, dos procesos simultáneos, uno de aluvión de trabajadores que llegan a Madrid a convertirla en una metrópolis capitalista moderna, y un proceso de proletarización, que deja en el olvido definitivamente a las viejas estructuras gremiales y a los artesanos, para dar paso a una masa obrera de peones y sirvientas.

A comienzos del año 1888 los inmigrantes suponían el 60% de la población total de la ciudad de Madrid, y hacia 1930 el porcentaje era aún mayor. En el barrio de Bellas Vistas, a la altura de 1905 y según datos vaciados del padrón municipal, el 76,33% de los adultos habían nacido fuera de la provincia de Madrid, y casi el 100% de los habitantes fuera del propio barrio.

Tranvía Cuatro Caminos - Sol (opr Chamberí http://www.entredosamores.es/madrid%20antiguo/madridantiguo2.html

Tranvía Cuatro Caminos – Sol (opr Chamberí http://www.entredosamores.es/madrid%20antiguo/madridantiguo2.html

Las provincias que más gente aportaban (por orden de importancia) eran la de Madrid, Segovia, Soria, Guadalajara, Toledo, Lugo, Oviedo y Burgos. Como se ve, en Tetuán se cumplía la máxima de que “Madrid era un poblacho castellano”.

Fueron estos obreros inmigrantes los que formaron la peonada que habría de construir el Ensanche de Madrid a la par que creaban suburbios a orillas de éste.

Antonio Hermoso de Mendoza hacía en 1929 una descripción de los habitantes de Tetuán que suena bastante moralizante y manierista leída hoy, pero que no deja de recordarnos, en partes, a la de un jornalero o un peón curtidos por la dureza de la faena: “angulosos, morenos, de estatura media, delgados y las facciones tostadas al sol”, decía entre otras muchas cosas.

El nivel de paro era muy elevado, dos tercios de la población en Cuatro Caminos hacia 1925, por ejemplo. El jornal promedio en esos mismos años era de 5 pesetas y los niños de las familias empezaban a trabajar temprano.

Una escena habitual del Tetuán era la de las mujeres esperando a los hombres en el metro los sábados (era el día de paga). Después iban a saldar las deudas a las tiendas de ultramarinos, que habían fiado durante la semana. La dieta habitual de una familia obrera se componía de cocido madrileño, legumbres y huevos. Pocas veces carne. Las mujeres solían con frecuencia figurar en los registros con la ocupación “sus labores”, aunque eran muchas las que en realidad participan de la economía informal o estacional. También fueron muy frecuetes las que trabajaron de sirvientas y, en los primeros años, como nodrizas.

Aparisi Mocholí: Tetuán Madrid. Espasa Calpe, 1980 http://www.tetuanmadrid.com/antigua-plaza-de-toros-de-tetuan-de-las-victorias/

Aparisi Mocholí: Tetuán Madrid. Espasa Calpe, 1980 http://www.tetuanmadrid.com/antigua-plaza-de-toros-de-tetuan-de-las-victorias/

La centralidad del metro en el relato no es casual, la primera línea del metropolitano madrileño (1919), así como el resto de comunicaciones con la capital ( la línea férrea Cuatro Caminos-Ventas y el tranvía, el primero también aquí en 1871, tirado por mulas) obedecían a una lógica de transporte de las clases trabajadoras hacia el centro. Es paradigmático que en muy pocos años quedaran enlazadas las dos barriadas obreras más populosas: Puente de Vallecas y Cuatro Caminos-Tetuán.

Las formas de sociabilidad que se dibujan en el Tetuán de la primera mitad del siglo XX son también las propias de un barrio obrero populoso. La taberna (que era tienda de comestibles y despacho de vino) era el lugar de reunión habitual de los hombres. Otros lugares fueron el Casino de Tetuán (la cuota eran 3 pesetas en los veinte), la Casa del Pueblo, asociaciones de teatro popular como la que se reunía en el bar Las Victorias…

El siglo XX ensaya su particular versión del ocio de masas para las clases populares en Tetuán alrededor de la Plaza de toros (estaba situada sobre el actual número 297 de Bravo Murillo). Los años de auge fueron los de la década de los 20. Los días de corrida allí proliferaban las parrillas, los puestos de carne de las reses – más barata que en los mataderos- bocadillos… Además, se organizaban también otros espectáculos (boxeo, flamenco, charlotadas para los niños, teatro…)

Las tasas de escolarización debían ser bajas y es significativo que el centro de enseñanza por excelencia en el barrio fuera la Escuela de Artes y Oficios, que enseñaba saberes de cariz práctico, adecuados para obreros. Abrió en 1925 en la calle de los Castillejos (nº 8), y admitía a mayores de 12 años que supieran leer y escribir.

Un barrio emigrante y obrero antes…y ahora

Muchos años después de que Tetuán terminara de conformarse como hemos visto, sigue siendo un barrio de gente trabajadora e inmigrante. Los nuevos vecinos ya no llegan de las dos Castillas, y los lugares de origen más frecuentes son, por este orden, República Dominicana, Filipinas, Ecuador, Rumanía y Marruecos.

En una mirada más atenta, las nacionalidades predominantes por barrios son los dominicanos en Cuatro Caminos, Bellas Vistas y Berruguete; los filipinos en Castillejos; y en Ventilla y Valdeacederas los paraguayos.

El barrio de madrid donde hay una mayor concentración de inmigrantes es San Cristobal (Villaverde) con un 31 %, lejos de Estrella (Retiro), con 4,07%, o El Pardo con 3,74%. En medio, pero ocupando un lugar destacado en la estadística, encontramos el distrito de Tetuán, con un 19% de población inmigrante.

La imigración ha supuesto el rejuvenecimiento de un barrio envejecido y la revitalización de la costumbre de hacer uso del espacio público, en parte por razones culturales, pero también por problemas habitacionales. La asimilación de todos los lugares de origen en un vecindario sin fronteras, aunque con diversidad cultural, es aún un objetivo que dista mucho de haberse conseguido, aunque, por ejemplo, tomarse un té en la tetería del CSO La Enredadera, frente a la mezquita, acudir a una reunión del grupo de Vivienda de la Asamblea Popular de Tetuán – en un ejemplo claro de implicación política en un tema que toca de cerca a un colectivo- o pasar por ciertos bares del barrio, pone en pista de un paisaje ilusionante por construir.

La crisis económica ha castigado especialmente a la población inmigrante, y son muchos los que han hecho la maleta: el distrito ha perdido unos 1500 extranjeros en el último año (más de un 4% del total). Muchos de los locales de inmigrantes que hace pocos años se sentían bulliciosos se aparecen hoy tranquilos por necesidad… Hay hoy en el barrio 2.420 extranjeros registrados como parados (datos de la Encuesta de Población Activa de septiembre de 2013), aunque cabe suponer que son bastantes más los inmigrantes que no aparecen en los papeles.

Muchos de nuestros vecinos extranjeros sufren además diversas discriminaciones. En el último informe de las Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos, correspondientes a los años 2011-2012, algunas de las estaciones de metro del distrito aparecen entre aquellas en las que más avisos de redadas racistas ha habido: Nuevos Ministerios (la segunda de Madrid), Cuatro Caminos y Plaza de Castilla. Las Brigadas están compuestas por ciudadanos voluntarios que salen a vigilar puntos calientes donde se producen identificaciones racistas sistemáticamente (o recogen los avisos que se producen a través de la red). Pese a que las autoridades se empeñan en negar la existencia de las redadas racistas todos los vecinos del barrio vemos a menudo a agentes de policía de paisano identificando a convecinos por la única razón del color de su piel.

https://www.facebook.com/pages/Plataforma-de-Inmigrantes-de-Madrid/

https://www.facebook.com/pages/Plataforma-de-Inmigrantes-de-Madrid/

En el barrio hay asociaciones que desarrollan una intensa actividad alrededor del mundo de los migrantes, como FERINE o Pachamamá. Ferine es una “federación de asociaciones de inmigrantes y refugiados interesadas en jalonar un proceso organizativo y reivindicativo de los inmigrantes y refugiados residentes en el Estado español”. Está radicada en la calle Navarra, desde donde, además de desarollar una intensa actividad en torno a los derechos civiles y sociales de los migrantes, ha colaborado con la Asamblea Popular de Tetuán prestando su sede para distintos talleres y charlas.

Por su parte Pachamama, en la calle Lérida, es un centro de día para inmigrantes iberoamericanas. Allí ofrecen atención psicológica, jurídica, social y laboral a un sector especialmente vulnerable: el de las mujeres migrantes.

Si la extracción obrera de Tetuán en los años de su formación se tradujo políticamente en un predominio ideológico de la izquierda, el distrito ha votado en los últimos años mayoritariamente a la derecha (55,12% de votos al PP en las elecciones al Congreso de 2011), siguiendo una tendencia generalizada en toda la ciudad. Pero los años de la crisis están coincidiendo también con un resurgir del apoyo mutuo y la organización política de base, que está anidando en el barrio recogiendo las mejoreres tradiciones combativas que tratamos de narrar en este proyecto.

Para saber más:

Madrid y su extrarradio: el distrito de Tetuán en el primer tercio del siglo XX: Javier González López
Inebase (Base de datos del INE)

3 pensamientos en “Tetuán: obrero y de inmigrantes

  1. Pingback: Paredes de Tetuán: No al racismo y a la xenofobia | andando por las calles / walking in the streets

  2. Pingback: Walls of Tetuán Say No To Racism and Xenophobia | andando por las calles / walking in the streets

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *