Velocidad y Política Urbanística,” El arte de la simulación”

Publicamos el artículo de un vecino, Víctor Almazán:

La quinta torre y las amenazadas cocheras de Cuatro Caminos, donde se quieren hacer pisos de lujo, dos operaciones urbanísticas que abrazan Tetuán.

La quinta torre y las amenazadas cocheras de Cuatro Caminos, donde se quieren hacer pisos de lujo, dos operaciones urbanísticas que abrazan Tetuán.


“Y el séptimo día descansó” Hay un virus intrínseco a todas las formas de poder que, atravesando la historia de la humanidad repite los mismos errores de comportamiento, a excepción, de aquellas intersecciones históricas en que las conciencias colectivas de la indignación humana, son más fuertes y coherentes que los discursos o armas de dominación, y no se dejan seducir sin antes reflexionar, sobre aquellas actuaciones que afectan a sus vidas.

Parece que cuando los gobernantes a parte de expresar sus ideas, que podemos compartir muchas veces, no tienen proyectos globales, recurren a la seducción mediante obras simbólicas, que no mejoran la vida de los ciudadanos, pero que al estilo de faraones, césares y papas, dejan huella de la figura gubernativa que los mandó construir. Si se sustituyen, las necesidades más acuciantes de los más necesitados por un diseño de urbanismo centralista y centralizador de discusiones banales y estériles, habrá que reivindicar un cambio inmediato de las políticas urbanísticas de la alcaldía de Madrid.

Peatonalizar la Gran Vía, transformar la Plaza de España, parecen proyectos destinados a ensalzar una idea de ciudad que, no representa la realidad de los barrios madrileños, empezamos por el final, da la sensación que el consistorio madrileño ha efectuado un rali de velocidad atravesando sin detenerse ,  la función principal para la que fue elegida, mejorar la vida de toda la ciudanía y  se ha” bunkerizado” en la versión centralista de la ciudad Una simulación estética de un ideario que solo representa una parte ínfima de las necesidades de los ciudadanos, un espejo que sirve para competir con otras ciudades, pero que es la misma estrategia del emperador Vespasiano mandando  construir  el” Colisseo” para su eterna gloria.

Desde el barrio de Tetuán de las Victorias, mi barrio, veo con preocupación todos los proyectos que nos asedian de carreteras y construcciones. Desde nuestra vecindad con Chamberí hasta el  Barrio del Pilar, solo veo proyectos de  nuevas construcciones y nuevas autopistas como la del Paseo de la Dirección. El diseño del centro de la ciudad, parece que no sirve ni para los barrios de la corona central, ni para los barrios de la periferia.  “Peatonalizar el centro” no es la solución a nada si implementamos la presión de población en los barrios, y transformamos sus calles en autopistas radiales para evitar el mismo. Empezamos por el final, por lo más fácil, sin dar explicaciones a la ciudadanía de las partidas para estas transformaciones del centro de Madrid, ni qué ciudadanía ha priorizado estos proyectos. Es falsa la discusión del mensaje, ¡peatonalizar el centro para disminuir la contaminación!, puede servir como estrategia para mentalizar sobre la necesidad de construir una ciudad más limpia, pero no construye una ciudad más limpia, lleva la polución a las zonas limítrofes y además lanza el mensaje equivocado, ¡ ven al centro a disfrutar!

 

Expropiados del Paseo de la Dirección | Foto en avccaminostetuan.blogspot.com/

Expropiados del Paseo de la Dirección | Foto en avccaminostetuan.blogspot.com/

Por favor, respeten nuestra inteligencia, no le llamen a todo sostenible, la pobre expresión se va a quedar sin sentido. Dejémonos de cambiar mobiliarios  y diseñar proyectos que nadie había solicitado y no son urgentes. Por qué no empleamos el esfuerzo y el dinero presupuestado a esas megalomanías propagandísticas, en diseñar un proyecto global de la ciudad que empiece en las  personas, en sus barrios y acabe en el centro.  Alfoces, ” suburras”, suburbios,  arrabales, periferias, los grandes perdedores de todas las historias tienen que vindicar su conciencia de ” ser” y “estar”, el hábitat por muy interconectado que esté, tiene un asentamiento básico, en donde afloran las dificultades de sobrevivencia, y estas son las unidades más cercanas de convivencia, los barrios. Aceptemos el reto de crear modelos de urbanismo y conciencia que mejore la vida y a las personas en los barrios madrileños. Necesitamos más modelos de educación, y otros patrones de diseños socio-urbanísticos. Considerar las posibilidades de crear pasillos verdes peatonales,  como alternativa a la masificación centrípeta del centro madrileño, dinamizar el comercio local , la actividad artesanal, los talleres de reparaciones, educar en un modelo de ciudad de vecindad, de intercambios, de solidaridades , reeducar los estereotipos de violencia, recuperar los inmuebles públicos que están sin uso en todos los barrios, rescatar para los vecinos por ejemplo, la maravillosa Finca de Vista Alegre en los carabancheles, abandonada por todas las administraciones. ¿Es que todo tiene que ser el acceso fácil para comprar en Primark, El Corte Inglés, Mango? No entiendo que este consistorio nos quiera sacar de los barrios para pasear todos juntos por el centro de Madrid, ¿tan feos son nuestros barrios?

Equipamientos, transportes ( el billete único lleva decenios funcionando en Europa, no se necesita un referéndum para paralizar esta estafa de pagar dos billetes, en un único recorrido en transporte público), autoabastecimiento, otra forma de crear y compartir cultura, garantías sociales y energéticas, habitabilidad, son los pilares de la convivencia y como tal son prioritarios a la estética de la ciudad, si ambas necesidades no son realizables a la vez, la  señora Alcaldesa debe  reflexionar ,¿ o una ética de la necesidad o una estética de la simulación ?  Creí que el discurso de la representación suplantada, iba a quedar abolido del lenguaje político en las alcaldías del cambio, pero no es así. Nuevamente las políticas de diseños arquitectónicos, suplantan a las políticas de justicia socio-económica, un ideal de belleza en el centro de Madrid no representa a la ciudadanía, por mucho que nos manden propaganda gubernamental a nuestras casas.

Tetuán está asediada por nuevos proyectos; Proyecto Chamartín, la quinta torre, las cocheras de Cuatro Caminos, Nuevos Ministerios y para remate el Paseo de la Dirección convertido en autopista con previsión de miles de nuevos vecinos y cuatro nuevos rascacielos. ¡Y aquí qué!, ¡peatonalizamos! o nos comemos la polución, la masificación y la velocidad de las autopistas que cuartean el distrito, dónde están las previsiones y presupuestos para los nuevos centros de salud, colegios, escuelas infantiles. Qué estudios hay sobre la implementación del tráfico, que líneas de autobuses se van a incorporar para asistir a este  incremento de población. Me temo que no hay nada de nada, lo mismo que nos encontramos en el Barrio del Pilar en los años setenta, pero entonces los vecinos reaccionamos y nos defendimos, hoy parece que no es así.

El debate, que con gran éxito ha conseguido la alcaldía madrileña, se va a centrar en la simulación ideal de un trocito de ciudad que tiene una gran capacidad de impacto propagandístico y poco valor de uso para las periferias madrileñas, abandonadas una vez más al ostracismo político al que ya estamos habituados.

Ciudadana Carmena, si cree en la democracia, demuéstrelo, pregunte a los ciudadanos primero, si queremos las reformas que usted nos propone, o tenemos otras alternativas para nuestros barrios.  Amiga Carmena, vengase a los barrios, observe, escuche, reflexione lejos de la Corte y los cortesanos municipales, empiece por el principio, la velocidad no es buena consejera, el paisaje del centro madrileño puede esperar, no está tan feo, miles de vecinos de la Villa y Corte de Madrid se lo agradecerán. ¡Inténtelo!

       Víctor Almazán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *